viernes, 24 de marzo de 2017

Herramientas digitales y reflexión final del proyecto.

¡Hola!

Estoy aquí de nuevo para mostraros como se ha ido desarrollando nuestro proyecto, Claroscuro, y como estamos cada vez más cerca de tener el resultado final... ¡Nuestro propio museo! Sin embargo, el trabajo se está haciendo cada vez más duro y más intenso, aunque no por ello menos entretenido...

En este caso, durante la última semana, hemos tenido que trabajar con diferentes herramientas digitales para poder responder, más o menos, a la pregunta guía que seguíamos desde que comenzamos a trabajar. 

¿Merecen realmente los siglos XVI y XVII la denominación de Siglo de Oro?

Para tratar de encontrar una respuesta definitiva y razonada, teníamos que realizar una labor de investigación y posterior ilustración sobre el Renacimiento y el Barroco, que fueron los movimientos artísticos más importantes durante ese periodo de tiempo. 

Primero, debíamos crear dos List.ly, uno de cada uno, en los que reuniéramos 5 enlaces que nos informaran sobre estos movimientos. Por ejemplo, debían responder a la pregunta más sencilla de todas: ¿qué son? Y seguida de estas, debíamos tener claro su difusión, algunos artistas y también, algunas características. A continuación, tenéis ambos:


A continuación, debíamos crear un panel de Smore sobre ambos temas en los que incluyéramos: 
  • un vídeo;  
  • definición original; 
  • difusión del movimiento por Europa; 
  • principales características; 
  • principales artistas y obras. 
Aquí os muestro los resultados finales: 


Por último, debíamos crear dos paneles de Pinterest que incluyeran varios cuadros que representaran los movimientos, y que, de ser posible, hubieran sido realizados por artistas destacados. Aquí está el del Barroco y el del Renacimiento.



COMENTARIO SOBRE EL PROYECTO.

Normalmente, en nuestra vida cotidiana, cuando conocemos o intentamos algo por primera vez, nuestra respuesta suele ser negativa. Supongo, que nos da miedo lo nuevo. Sin embargo, está en la naturaleza del hombre el descubrir, el investigar, el aprender... Y por tanto, el fascinarse con cosas, sensaciones o enseñanzas que nos resultan desconocidas. 

Creo, realmente, que esto es lo que me pasó al principio con nuestro proyecto.

Cuando la idea fue comentada en clase, no me apetecía ni tenía ningún interés en empezar de nuevo con una serie de tareas largas y costosas. A pesar de esto, mi curiosidad despertó cuando empezamos a comentar algunas de las ideas que teníamos en clase sobre el Siglo de Oro. Y fue entonces, cuando realmente me di cuenta de que no tenía mucha idea sobre ello. Nunca había sentido atracción por conocer más sobre este tema, no había nada que me impulsara a hacerlo. Pero, cuando nos pusimos en grupo y vimos las tareas que teníamos que hacer, sentí que podría aprovechar esta oportunidad para conocer más sobre nuestra historia. ¿Y si al final se convierte en una de tus pasiones? Nunca lo vas a saber hasta que no lo intentes. 

Teníamos que llegar como tarea final a la creación de un museo, como ya os he comentado en entradas anteriores. Sin embargo, primero teníamos que realizar algunas otras mini tareas. Hagamos una recapitulación... Primero, hicimos un comentario de el Museo del Prado para tener conocimientos y una base de como se organizan los museos actuales e importantes. Después, pusimos a prueba nuestros conocimientos de historia y nuestra capacidad de investigación trabajando con herramientas digitales como pueden ser Pinterest, Tiki Toki, Smore,... Y por último, teníamos que hacer esta misma reflexión sobre el trabajo realizado. 

Debo destacar que estoy encantada con mi grupo. Mientras Romualdo, Aziz y Javier se encargaban de crear el Smore para que quedara lo más visual posible, Alfonso y Pablo tendrían que desarrollar su creatividad para crear un panel de Pinterest. Y, como Nuria y yo no íbamos a ser menos, nos pusimos a trabajar con el List.ly. 

Creo que sin duda hemos cumplido todas las metas que el trabajo exigía, y aunque tenemos que mejorar y seguir avanzando con el proyecto, el resultado de esta primera parte ha sido fenomenal. Aunque, no por eso pararemos. ¡Queremos tener nuestro propio museo lo más pronto posible!

Aún así, y repito, no todo en la vida es de color rosa. Cierto es que han surgido muchas dificultades, aunque hemos sido capaces de solventarlas eficazmente. Pienso que la más grande y más complicada de solucionar, era la falta de tiempo para quedar y perfeccionar los resultados finales. Cuando uno tenía un poco de espacio, otros estaban preparando las maletas para el intercambio, y otros estudiando; o al contrario. Por lo demás, no creo que haya que destacar alguna dificultad, ya que son cosas que suelen pasar. Como por ejemplo, una información errónea o problemas con aplicaciones. 

Sin duda, creo que lo que más he aprendido es sintetizar la información y a trabajar por nosotros mismos. No teníamos una guía, es decir, sabíamos que teníamos que hacer, pero nosotros mismos debíamos decidir qué forma darle o qué sentido. Y eso necesita una madurez bastante grande, aunque también creatividad. El trabajo en grupo se ha potenciado y todos hemos luchado por conseguir cumplir todas las expectativas que el trabajo ha marcado.

¡No puedo estar más contenta con el resultado!









No hay comentarios:

Publicar un comentario