viernes, 24 de marzo de 2017

Herramientas digitales y reflexión final del proyecto.

¡Hola!

Estoy aquí de nuevo para mostraros como se ha ido desarrollando nuestro proyecto, Claroscuro, y como estamos cada vez más cerca de tener el resultado final... ¡Nuestro propio museo! Sin embargo, el trabajo se está haciendo cada vez más duro y más intenso, aunque no por ello menos entretenido...

En este caso, durante la última semana, hemos tenido que trabajar con diferentes herramientas digitales para poder responder, más o menos, a la pregunta guía que seguíamos desde que comenzamos a trabajar. 

¿Merecen realmente los siglos XVI y XVII la denominación de Siglo de Oro?

Para tratar de encontrar una respuesta definitiva y razonada, teníamos que realizar una labor de investigación y posterior ilustración sobre el Renacimiento y el Barroco, que fueron los movimientos artísticos más importantes durante ese periodo de tiempo. 

Primero, debíamos crear dos List.ly, uno de cada uno, en los que reuniéramos 5 enlaces que nos informaran sobre estos movimientos. Por ejemplo, debían responder a la pregunta más sencilla de todas: ¿qué son? Y seguida de estas, debíamos tener claro su difusión, algunos artistas y también, algunas características. A continuación, tenéis ambos:


A continuación, debíamos crear un panel de Smore sobre ambos temas en los que incluyéramos: 
  • un vídeo;  
  • definición original; 
  • difusión del movimiento por Europa; 
  • principales características; 
  • principales artistas y obras. 
Aquí os muestro los resultados finales: 


Por último, debíamos crear dos paneles de Pinterest que incluyeran varios cuadros que representaran los movimientos, y que, de ser posible, hubieran sido realizados por artistas destacados. Aquí está el del Barroco y el del Renacimiento.



COMENTARIO SOBRE EL PROYECTO.

Normalmente, en nuestra vida cotidiana, cuando conocemos o intentamos algo por primera vez, nuestra respuesta suele ser negativa. Supongo, que nos da miedo lo nuevo. Sin embargo, está en la naturaleza del hombre el descubrir, el investigar, el aprender... Y por tanto, el fascinarse con cosas, sensaciones o enseñanzas que nos resultan desconocidas. 

Creo, realmente, que esto es lo que me pasó al principio con nuestro proyecto.

Cuando la idea fue comentada en clase, no me apetecía ni tenía ningún interés en empezar de nuevo con una serie de tareas largas y costosas. A pesar de esto, mi curiosidad despertó cuando empezamos a comentar algunas de las ideas que teníamos en clase sobre el Siglo de Oro. Y fue entonces, cuando realmente me di cuenta de que no tenía mucha idea sobre ello. Nunca había sentido atracción por conocer más sobre este tema, no había nada que me impulsara a hacerlo. Pero, cuando nos pusimos en grupo y vimos las tareas que teníamos que hacer, sentí que podría aprovechar esta oportunidad para conocer más sobre nuestra historia. ¿Y si al final se convierte en una de tus pasiones? Nunca lo vas a saber hasta que no lo intentes. 

Teníamos que llegar como tarea final a la creación de un museo, como ya os he comentado en entradas anteriores. Sin embargo, primero teníamos que realizar algunas otras mini tareas. Hagamos una recapitulación... Primero, hicimos un comentario de el Museo del Prado para tener conocimientos y una base de como se organizan los museos actuales e importantes. Después, pusimos a prueba nuestros conocimientos de historia y nuestra capacidad de investigación trabajando con herramientas digitales como pueden ser Pinterest, Tiki Toki, Smore,... Y por último, teníamos que hacer esta misma reflexión sobre el trabajo realizado. 

Debo destacar que estoy encantada con mi grupo. Mientras Romualdo, Aziz y Javier se encargaban de crear el Smore para que quedara lo más visual posible, Alfonso y Pablo tendrían que desarrollar su creatividad para crear un panel de Pinterest. Y, como Nuria y yo no íbamos a ser menos, nos pusimos a trabajar con el List.ly. 

Creo que sin duda hemos cumplido todas las metas que el trabajo exigía, y aunque tenemos que mejorar y seguir avanzando con el proyecto, el resultado de esta primera parte ha sido fenomenal. Aunque, no por eso pararemos. ¡Queremos tener nuestro propio museo lo más pronto posible!

Aún así, y repito, no todo en la vida es de color rosa. Cierto es que han surgido muchas dificultades, aunque hemos sido capaces de solventarlas eficazmente. Pienso que la más grande y más complicada de solucionar, era la falta de tiempo para quedar y perfeccionar los resultados finales. Cuando uno tenía un poco de espacio, otros estaban preparando las maletas para el intercambio, y otros estudiando; o al contrario. Por lo demás, no creo que haya que destacar alguna dificultad, ya que son cosas que suelen pasar. Como por ejemplo, una información errónea o problemas con aplicaciones. 

Sin duda, creo que lo que más he aprendido es sintetizar la información y a trabajar por nosotros mismos. No teníamos una guía, es decir, sabíamos que teníamos que hacer, pero nosotros mismos debíamos decidir qué forma darle o qué sentido. Y eso necesita una madurez bastante grande, aunque también creatividad. El trabajo en grupo se ha potenciado y todos hemos luchado por conseguir cumplir todas las expectativas que el trabajo ha marcado.

¡No puedo estar más contenta con el resultado!









Línea del tiempo y dificultades al realizar la tarea.

¡Hola de nuevo!

Seguimos avanzando con el proyecto que ya os comenté en la entrada anterior. Ahora, sin embargo, os he venido a plantear una situación en la que he estado pensando recientemente.

Si es verdad que cuando estamos en el instituto o en la universidad y vamos aprendiendo historia, siempre nos presentan un montón de etapas o de acontecimientos llamativos. Pero, ¿realmente sabemos cuando suceden? No lo creo. Las fechas suelen olvidarse o pasarse por alto, y esto hace que a veces tengamos que escuchar o decir alguna barbaridad porque no estamos del todo informados.


Para tratar de cubrir esta necesidad, en la tarea teníamos que construir una línea del tiempo basada en los acontecimientos importantes que ocurrieron en los siglos XVI a XVIII. Tristemente, y como no hemos conseguido incrustarla ya que la página web con la que la hemos realizado, "Tiki Toki", nos exigía ser usuarios premium para hacerlo; aquí os dejo un enlace que os llevará directamente.


Sin duda, y aunque al principio esta tarea no me ha resultado muy interesante, al final he conseguido encontrarle un sentido bastante grande y he intentando aprovecharla al máximo para aprender más sobre estos siglos. Así, por lo menos, y aunque no sea una experta, puedo tener un poquito más de cultura y poder reaccionar frente a situaciones que necesiten datos relacionados. Aunque si es cierto que al principio me resultó algo lioso el uso de la aplicación, creo que conseguimos adaptarnos bastante rápido, y así, sacarle el mayor provecho.
En definitiva, me parece una actividad muy interesante realizada en un medio que aunque al principio es un poco costoso de entender, el resultado final merece la pena. Lo único en contra, es que me quedo con un mal sabor de boca al no poder mostrar la línea directamente en cualquier página y tener que conformarme con un enlace... Pero bueno, ¡no todo en esta vida es de color de rosa!


Valoración de la adecuación de la información reunida en la web.

¿Hola? ¿Hay alguien por aquí?

¡Espero que sí! Hoy os vengo a presentar el nuevo proyecto en el que hemos estado trabajando mi grupo y yo últimamente. Se trata de realizar varias tareas relacionadas con el Siglo de Oro, y dar como resultado un museo propio que contenga arte de esas épocas. 

Para empezar, y como primer mini-proyecto, teníamos que hacer una valoración del que probablemente sea el museo más importante de nuestro país: el Museo del Prado

Así que, esta es nuestra reflexión... 

En la página principal del “Museo del Prado” nos encontramos con una imagen muy llamativa con una aspersión de pintura de color rosa impactante en la que se destaca la exposición de Cai Guo-Qiang (un exponente de las propiedades de la pólvora en dibujos, una técnica que permite desarrollar originales proyectos de explosión) en el mismo museo.

En esta misma vista, se ubican varias pestañas en la parte superior derecha:
  • Colección: todas las obras que se emplazan en el museo.
  • Actualidad: información de todo lo que pasa durante cierta fecha.
  • Visita: todo lo relacionado con lo que debes saber a la hora de asistir al lugar (horarios, precios, recorridos…).
  • Aprende: encontramos programas, actividades accesibles, becas, formación del profesorado, publicaciones, su biblioteca (incluyendo archivos y documentación), investigaciones, estudios y restauraciones y recursos (enciclopedia y boletín).
  • Museo: historia del mismo y sus patrocinadores.
  • Tienda: nos traslada a otro sitio web donde podremos adquirir objetos o souvenirs que deseemos.
  • Mi prado: crea y comparte recorridos diseñados por ti.

Si continuamos en el mismo sitio web, aparecerán dos exposiciones diferentes como son: “Tesoros de la Hispanic Society of America” en la que se muestra las visiones del mundo hispánico con obras procedentes del ya nombrada sociedad de Nueva York y “Maestro Mateo” en la que se ofrece al visitante la oportunidad de conocer en profundidad un período dorado en la historia de la basílica, comprendido entre los años 1168 y 1211.

Posteriormente, encontramos una instalación especial dedicada a Carlos III, quien fue esencial para las artes, exponiéndose un grupo numeroso de sus obras más significativas.

Por último, podremos informarnos de los horarios en los que abre la propia pinacoteca y su ubicación y cómo podemos ponernos en contacto con ella a través de sus redes sociales y apps oficiales.

Es una página muy completa y, a mi parecer, está todo lo importante y necesario para conocer a fondo todo lo relacionado con un museo. Lo que más me ha llamado la atención es la facilidad y la calidad con la que puedes ver todo tipo de obras y todo lo referente a ella. De cara al usuario, es una muy buena web, algo esencial para cualquier museo pues se debe tener una imagen perfecta al público virtual que cada vez abunda más. Además, abunda de elementos atractivos que facilitan esto llamando así la atención del público.


sábado, 11 de marzo de 2017

Comunicación Escrita: El comentario de texto y la Redacción de textos académicos.

¡Hola!

Ya estoy aquí de nuevo, aunque parece que hace muchísimo tiempo que no pasaba por mi propio blog... Ha sido un trimestre agotador, a decir de verdad; pero ahora que está llegado a su fin, vengo a comentar y a mostrar en lo que he estado trabajando últimamente. Lo separaremos en dos partes...



El comentario de texto crítico.


Para mejorar nuestra expresión escrita, y de paso, para mejorar nuestra práctica del lenguaje para una futura selectividad, este trimestre hemos trabajado un montón los comentarios críticos. Y cuando digo un montón, ¡es un montón! Sin embargo, creo que esto ha sido genial para que podamos desarrollar nuestro escritor interior. Aquí os dejo uno de los comentarios que yo misma escribí, y que está basado en uno de los temas más polémicos de los últimos meses...


CON UN PAR DE TACONES
•Tema
El apoyo incondicional al acto feminista de Dani Rovira.

•Resumen
La autora muestra indignación hacia todas las críticas que le han llovido a Dani Rovira por llevar un par de tacones en la gala de los Goya, en un acto para apoyar a la mujer. Defiende que en la lucha hacia la igualdad debemos participar tanto hombres como mujeres y que no es importante la vestimenta, sino el acto en sí. Para terminar, felicita al actor y critica la actitud de quienes lo apoyan.

•Estructura
En el comentario crítico.

•Comentario crítico
Nos encontramos ante un texto periodístico de opinión perteneciente a Susana Gisbert. Ella es una fiscal de violencia sobre la mujer, a la vez que una escrita con un blog sobre actos de violencia de género.

Primero, comentemos el texto de una forma generalizada antes de explicarlo en profundidad. Lo más fácil de apreciar, es que tiene una estructura inductiva, ya que encontramos la tesis en uno de los últimos párrafos del texto.

En profundidad, podemos dividir el texto en tres apartados, según la expresión y lo que relata la autora. Primeramente, podemos observar una breve introducción. En ella nos comenta cómo se han sentido y su reacción a las críticas que se ha llevado Dani Rovira, cuando, según él, sólo trataba de reivindicar el papel de la mujer en el cine español.

A continuación, nos encontramos con un largo cuerpo argumentativo en el que la autora expresa su opinión e intenta argumentarla. No entiende cómo podemos criticarlo tanto solo por subirse a unos tacones, cuando ella cree que en la lucha contra la injusticia deberíamos participar tanto hombres como mujeres. Más adelante, expresa que lo importante según ella no es el calzado aunque este fuera un golpe visual, sino que se notara el apoyo a la mujer. Por otro lado, afirma de nuevo firmemente que todos deberíamos proteger a las mujeres.

En último lugar, muestra su tésis y sigue exponiendo que no podemos criticar a alguien por ayudarnos, ya que así seguramente les de miedo de hacerlo de nuevo. Termina felicitando al actor por su, según ella, gran acto a favor del femenismo.

Según mi punto de vista, la autora está equivocada en un par de aspectos; sin embargo, si debo de admitir que me parece exagerado todo el revuelo que se ha formado solo por “un par de tacones”. Realmente, y pensándolo en frío, ¿se merecía el famoso todas esas malas críticas cuando él solo quería defender la presencia de la mujer en el cine? Creo que no, sinceramente. A veces, solemos llevar pequeñas cosas a grandes extremos; no porque queramos darle fama ni nada parecido, sino porque decidimos llevar la corriente al resto del mundo para encajar.

Por otro lado, y olvidando el bombo que se le ha dado al tema, creo que aunque los hombres deban participar para conseguir una igualdad de género como aliados, somos nosotras las mujeres las que debemos luchar con más fuerza. Si querían hacer a la mujer representante en los Goya, solo les bastaba con pedirlo de buena forma. No necesitamos que ningún hombre lo haga por nosotras, somos bastante capaces de luchar y representarnos por nosotras mismas. ¿O acaso no lo llevamos haciendo todo este tiempo?

Es bastante irónico, ya que ahora que un hombre se pone unos tacones, muchos lo valoran y lo apoyan diciendo lo bien que defiende el colectivo masculino nuestros propios derechos; cuando la semana siguiente están pagando menos a mujeres, solo por ser de otro género, tratando mal y pegando a miles de chicas, o, simplemente, intentando callar nuestros gritos de exigencia por una igualdad que parece que nunca llegará.

Menos apoyar a hombres que aparecen en la televisión supuestamente para ayudarnos y más estar pendiente de las mujeres que somos menospreciadas y consideradas inferiores solo por tener otras características físicas.



También, os dejo un vídeo sobre el polémico discurso y un enlace a la página web sobre la autora.






Esquema sobre la redacción de textos académicos.

Por otro lado lado, hemos comenzado hace relativamente poco el nuevo tema de la comunicación escrita. Para entender mejor lo que llevamos visto hasta ahora, os inserto un esquema en una presentación de Drive. ¡Espero que os guste!


 



Espero que nos volvamos a ver pronto. ¡Un saludo!