lunes, 9 de febrero de 2015

Entrevista a Da Vinci.

Hoy va a estar con nosotros Leonardo da Vinci, un popular pintor florentino. Nos visita hoy, día 23 de febrero de 1491, con 39 años. Nos contará cómo se empezó a hacer famoso hasta el día de hoy.

-Buenos días, Leonardo. Estamos muy agradecidos de que haya aceptado nuestra petición.
-Soy un hombre de palabra, y prometí que asistiría.
-¿Cómo se logró hacer famoso?
-No soy el culpable de mi popularidad, sólo expreso mis sentimientos y pensamientos artísticamente, que a la gente del condado les apasione, es gratificante, pero no necesariamente importante.
-¿En qué se inspira para coreografiar los pasos de un pincel y realizar tan apasionantes obras pintorescas?
-No tengo una musa, si es a lo que se refiere. Como antes le dije, es sólo una forma de expresar los sentimientos y pensamientos que tengo. Depende por supuesto de cómo me despierte, aunque siempre sólo en mi alcoba.
-¿Cuál es el origen de su nombre?
-Realmente no tengo apellidos, da Vinci significa de Vinci, de la ciudad donde me crié.
-Usted es vegetariano, ¿por qué?
-Simplemente pienso que los omnívoros son unos devoradores de cadáveres.
-Se ha corrido el rumor de que tiene descendencia, ¿es verdad?
-Jamás. Ya dije públicamente que soy homosexual, ni tengo hijos ni cónyuge.
-¿Por qué usa la escritura especular en la mayoría de sus escritos?
-Escribo de izquierda a derecha para que las frases sólo adquieran su aspecto habitual cuando son vistas desde un espejo.
-Interesante. Mi más sincero agradecimiento por acudir a nuestra llamada, sabemos que le supone un reto descubrir intimidades suyas.
-A vos, querida, y a Telemedievo. Hasta siempre.

domingo, 1 de febrero de 2015

Las Navas de Tolosa.


Hoy, 13 de julio de 1212, hemos llegado a Sierra Morena, después de un largo camino que se inició hace casi un mes desde Toledo, acompaño a las tropas cristianas que están formadas por unos 85.000 soldados. Cansados, los jefes de éstas, tienen un primer gran problema, cómo atravesar Sierra Morena, son escasos los pasos que hay y éstos, además están controlados por los musulmanes. Ahora toca descansar, mañana se intentará encontrar la solución.
Después de un merecido descanso, y al amanecer, se acerca un pastor que quiere hablar con los jefes de las tropas cristianas, me acerco, ¡parece que hay suerte! El pastor le está indicando un lugar de paso desconocido, y así es, comprueban  que por aquí pueden pasar perfectamente las tropas. De inmediato se da la orden de levantar campamento para dirigirnos a través de este paso, a una zona llamada Mesa del Rey, que es donde acamparemos definitivamente.
Llevamos varios días ya aquí acampados, y si parece que las tropas de Al-Nasir ya se han dado cuenta de que hemos conseguido pasar Sierra Morena, y a partir de aquí, comienzan diversas escaramuzas, pero sólo con la intención de tantear las fuerzas del adversario.
Pero a día de hoy, 16 de julio, Alfonso VIII da la orden de atacar, y comenzaron a lanzar flechas sin parar, a la vez que López de Haro , atacó por medio de jinetes, el choque con los musulmanes es brutal, de tal manera que incluso  los musulmanes, se retiraron por un momento, para atacar luego con los infantes y descabalgar a los jinetes castellanos, degollando a todo aquel que encontraban a su paso, y aprovechando este momento Al-Nasir, ordena el ataque contra todo el ejército musulmán, haciendo retroceder a los cristianos e incluso la situación se complica más con la carga de la caballería almohade, que con sus arcos y alfanjes, producen muchas bajas en las tropas de López de Haro. La segunda línea cristiana, tuvo que entrar en combate inmediatamente, para suplir las bajas  sufridas. Es un momento muy crítico para las tropas cristianas, quedan muy pocos en el frente, aunque heroicamente luchan algunos, como López de Haros y su hijo Nuñez de Lara. Ante esta situación tan complicada, los tres reyes, Pedro II, Alfonso VIII y Sancho VII, se ponen al frente del ejército, y atacan con todo, es vencer o morir. Lo van consiguiendo, hasta llegar a la mismísima tienda de Al-Nasir, aplastando a la guardia personal y rompiendo las cadenas que circundaban la tienda.
Finalmente la victoria se ha decantado de nuestra parte, el Califa huye y el resultado de esto, es 90.000 muertos musulmanes y 5.000 cristianos.